ORIGEN

El huracán siempre estuvo presente en la vida de los primeros habitantes de nuestra isla. Ellos estuvieron a merced del tiempo, creyendo en su poder le rindieron culto convirtiéndolo en dioses. Así fueron representados en sus útiles de uso cotidiano y en figuras como la del dios huracán, donde se sintetizaba de forma realmente inexplicable el huracán, compuesto por el dibujo simplificado de una cabeza humana, de la cual brotaban los brazos encorvados simulando las aspas que conformaban el movimiento de las nubes del cuerpo del huracán.

Este sencillo dibujo sintetiza la verdadera imagen del huracán, que sólo podía ser apreciada desde miles de kilómetros de altura, ya que desde la tierra no se podría llegar a apreciar este movimiento. Además, debajo de las gigantescas nubes, suele desatarse una terrible tormenta que solo encuentra la calma en el vórtice del huracán, y su diámetro suele ser también de algunos kilómetros. Esta representación del Dios huracán podía acentuar su misterio al estar colocadas sus aspas en el mismo sentido del movimiento del huracán, es decir, en dirección contraria a las agujas del reloj. Por lo cual, el resultado es una incógnita, Nadie puede explicar que llegaran a esa conclusión grafica, sin medios.

A pesar del desarrollo de la era moderna ,aún continuamos sin poder controlar este poderoso fenómeno que sigue manteniendo desde siempre su ruta sobre la isla, sólo se desvía en algunas ocasiones, para dar tiempo a reincorporarnos. Cuando pasa se mantiene erguido sólo lo que él desea, dejando a su paso las huellas de un desastre en “guerra perdida”.

Así se mantienen muchas cosas que nos rodean, depositadas en la vitrina del tiempo, inertes, esperando a que se continúen depositando sobre ellas más y más medallas como premio a su resistencia.

Cada vez más quise participar de lo que contenía este espectáculo natural, hasta que solo bastó encontrarme o reencontrarme con algo tan cotidiano como el mismo fenómeno – las fotografías meteorológicas – que cada día se mostraba monótonamente en la televisión, empeñados en predecir algo tan imprevisible como es el tiempo en nuestra isla. Pero aquella imagen se fue convirtiendo para mi en algo fascinante, tanto que fue el punto de partida de toda mi obra.

En el nuevo mundo que fui descubriendo en las fotografías de satélite comencé a participar del nacimiento, crecimiento y muerte de los huracanes, sintiéndome espectador y actor de muchos espectáculos; comencé a entender la gran contradicción entre la vida y la muerte, la velocidad y la calma, lo excesivo y lo necesario y, sobre todo, la contradicción entre la destrucción que ocasiona frente a la belleza que contiene sus formas.
Por eso en cada obra quise apropiarme de lo fascinante del tema, y así intenté poner en ellas un poco de velocidad, temperatura, atmósfera, aire fuego, agua, etc. ; primero con paisajes vistos desde el espacio, también con la constante del contorno de la isla de Cuba, envuelta en los brazos de los huracanes; mezclando el grabado con la pintura, continuando con series temáticas dedicadas a los pronósticos, al tiempo atmosférico (que es donde comienza a mezclarse mi primera etapa casi abstracta con la figuración), Y ya con la serie Erosión, con objetos realistas en blanco y negro sobre fondo abstracto, sintetizando así el efecto dejado por la causa (huracán). Es una serie donde trato de unir dos tendencias o métodos que tiene poco en común; la abstracción y el realismo, que se traducen en las contradicciones del huracán tratados en la obra de manera que se respete la esencia de cada método, pero intentando unirlos a través del tema.

El tema es también el enlace entre cada obra, justificando cada elemento figurativo que se ha usado, en la serie Erosión se muestran, entre otras, algunas cosas que fui encontrando en la orilla del mar, que siempre han estado allí pero por nuestra estética habitual han pasado a formar parte de lo ausente; por eso intento rescatarlas y mostrarlas como son, para demostrar que muchas de esas cosas, fueron y son bellas.

Al viajar a España, descubrí que sólo se modificaría el escenario. En este otro lado del mundo pude continuar profundizando en el mismo tema, reproduciendo muchas de las cosas que fui encontrando por los diferentes pueblos, muchos de ellos completamente abandonados, y donde el devastador tiempo ha tenido como cómplice a la mayor parte de sus habitantes ausentes. Así pues, en cada sitio al que he llegado he descubierto imágenes que resucitar. En muchos Pueblos de España, Francia, e Italia me fui nutriendo para crear muchas de las obras materializadas en grabado, pintura, escultura y fotografía, que se han entremezclado para desbloquear sus fronteras, donde a veces no se puede identificar la pureza de cada medio, siempre he hecho énfasis en redactar un mensaje, donde no importa el medio que use, lo mas importante es que llegue a un destinatario que reflexione y disfrute al observarlo…

Bernal